Francia se enfrenta a una dura elección en la segunda vuelta del domingo entre el centrista Macron y la derechista Le Pen, quien buscará convertirse en la primera mujer presidente del país, un resultado que, sin embargo, conmocionaría a muchos sectores de la izquierda en Europa.

La ventaja del presidente francés, Emmanuel Macron, en las encuestas de intención de voto se amplió el martes, pero su primer ministro dijo que la victoria del actual presidente de la república francesa en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo no estaba garantizada, ya que la contendiente de derecha, Marine Le Pen lo acusó de infundir miedo.

Tres encuestas para la segunda vuelta colocan a Macron en el nivel más alto desde antes de la primera vuelta, con un puntaje promedio de 55,83%, más de un punto más que el viernes y más de tres puntos de un promedio de cinco encuestas antes de la primera vuelta.

El primer ministro Jean Castex, sin embargo, dijo que era demasiado pronto para cantar victoria.

«El juego no se ha terminado», declró Castex a la radio France Inter.

Una encuesta de Ipsos dio a Macron como ganador con el 56,5% de los votos, medio punto más que el viernes y 3,5 puntos más que el 8 de abril, dos días antes de la votación en la que Macron y Le Pen se clasificaron para la segunda vuelta.

Las encuestas de Opinionway e Ifop, con un 56 % y un 55 % respectivamente, también mostraron a Macron con su mayor proporción de intenciones de voto desde antes de la primera vuelta electoral del 10 de abril.

El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, dijo a la radio Europe 1 que Le Pen «entregaría la soberanía de Francia a Vladimir Putin y a Rusia» si fuera elegida.

Le Pen ha expresado en el pasado su admiración por el presidente ruso y dice que sacaría a Francia del comando militar integrado de la OTAN.

Le Maire dijo que una victoria de Le Pen significaría el fin de la soberanía francesa, una alianza con Putin, la falta de protección de la OTAN y la ruptura de los lazos con Alemania.

En un clip de campaña, Le Pen acusó a Macron y sus aliados de asustar a los ciudadanos para que votaran en su contra.

«Macron, consciente de sus sombrías perspectivas de ganar un segundo mandato, recurrió al… chantaje por miedo. El miedo es el único argumento que le queda al presidente», dijo.

El centrista Macron y Le Pen buscan atraer votantes que respaldaron al líder de extrema izquierda Jean Luc Melenchon, luego de que quedara tercero en la primera vuelta con alrededor del 22% de los votos.

El partido de Melenchon no ha dado instrucciones de voto para la segunda vuelta pero Melenchon ha pedido a sus seguidores que no voten por Le Pen. Lee mas

En su primera entrevista televisada desde la primera vuelta, Melenchon reiteró el llamado.

“Cometerá un error colosal si vota por la señora Le Pen. No les digo que voten por Macron, busquen en sus cabezas qué es lo mejor, pero no hagan esto”, dijo a BFM TV.

Melenchon agregó que ahora se concentrará en las elecciones legislativas de este verano para formar una mayoría de izquierda y convertirse en el primer ministro del país.

“Hago un llamado a los franceses para que me elijan primer ministro”, dijo Melenchon, y agregó que estaría preparado para trabajar con Macron y Le Pen como presidentes y que no tenía una preferencia clara entre los dos.

El Primer Ministro en Francia, que es designado por el presidente, tiene que controlar una mayoría en la Asamblea Nacional.

Según una encuesta de Elabe también publicada el martes, el 42% de los votantes de Melenchon ahora están listos para dar su voto a Macron, un 7% más que la semana pasada.

Por José del Prado

Periodista y escritor