La tasa de inflación interanual de Alemania se situó en el 7,3% en marzo, frente al 5,1% de febrero, su nivel más alto desde el otoño de 1981, según ha confirmado la Oficina Federal de Estadística.

«Además de la pandemia de Covid-19, la guerra de Rusia contra Ucrania ahora también tiene un impacto marcado en la tasa de aumento de precios en el país teutón, especialmente para el combustible para calefacción, los combustibles para motores y el gas natural, así como algunos productos alimenticios», dijo Georg Thiel, presidente de la oficina estadística.

Asimismo, la tasa de inflación también se vio empujada al alza en marzo por estrangulamientos e incrementos significativos de precios en las etapas iniciales del proceso económico como consecuencia de mayores precios de la energía, pero también de otros bienes y servicios, como consecuencia de las crisis actuales.

Por José del Prado

Periodista y escritor